El Arquitecto y Diseñador Ricardo Blanco falleció ayer en la Ciudad de Buenos Aires.

Su reconocida trayectoria está ligada a los orígenes de nuestra carrera de Diseño Industrial en esta la Facultad de Bellas Artes de la UNLP, de la cual fue docente desde 1968, como Titular del Taller de Diseño Industrial, hasta los años 1984 y 1985, cuando fundó  la carrera de Diseño Industrial en la FADU-UBA, de la cual fue director, docente y profesor consulto. También ha sido docente en Mendoza y Córdoba entre otras academias.  Su desempeño profesional fue de proyección internacional y sin dudas ha sido unos de los mayores referentes del Diseño Argentino. Como tal recibió el Premio Lápiz de Plata al Diseñador de Muebles por el CAyC (Centro de Arte y Comunicación) en 1982.

Centrado en las sillas, diseño más de 400, y solo por mencionar algunos, se distinguen la silla plegable Plaka (madera ruteada y corte laser, año 1970) y el sillón Skel. Realizó innumerables diseños para empresas de electrodomésticos, produciendo línea blanca, teléfonos y un brazo robótico para producción. Fue el autor del diseño de un tren y un premetro para Materfer en Córdoba, Argentina y cruceros particulares para el astillero Río Dulce. Y también en arquitectura, diseño gráfico, diseño de joyas, y juguetes

Fundó Visiva en 1983, junto a los diseñadores Hugo Kogan yReinaldo Leiro, una empresa que produjo muebles únicos, de alto contenido estético, vinculado al nuevo diseño milanés y el Grupo Memphis. En 1992 diseñó el conjunto de mobiliario para la Biblioteca Nacional, en Buenos Aires, y fué miembro académico de número de la Academia Nacional de Bellas Artes de Argentina.

Sus libros más destacados son Cinco enfoques sobre el hábitat, Crónicas del Diseño Industrial y Sillopatía, y numerosos artículos publicados en revistas nacionales y extranjeras. El último libro, Diseñador, fue presentado en agosto de 2017.Sus reflexiones, volcadas en escritos y conferencias constituyen importantes aportes para la definición del rol del diseño y del diseñador en el mundo contemporáneo.

Nuestra carrera, no solo tuvo el honor de contarlo entre quienes le dieron sustento intelectual a su construcción disciplinar, sino que además de haber sido docente, fue desde 2016 miembro del Consejo Editorial de la publicación anual del Departamento de Diseño Industrial TABLEROS.

Esta apretada síntesis refleja modestamente su trayectoria. Sin dudas, su legado traspasa los límites de nuestro país y dejan una profunda impronta entre quienes fuimos sus alumnos. Su fallecimiento interrumpe un camino plagado de proyectos y aportes constantes a nuestra actividad y su proyección como herramienta transformadora.

Nos quedan su obra y sus reflexiones.

D.I ANA BOCOS

DEPARTAMENTO DE DISEÑO INDUSTRIAL “DI. MARIO AMISANO”